Ya viví, sufrí y amé… y ¿ahora qué?